Aprendiendo un (multi)oficio – nuestro segundo cortometraje

dijous, d’octubre 05, 2017
Ha pasado casi un año desde que estrenamos Ensayo, el primer cortometraje en el que he participado y que compartí con profusión por estos pagos (1, 2, 3 y 4). A pesar del ingente esfuerzo que tuvimos que invertir para compensar nuestra insensatez falta de experiencia, la vivencia fue tan buena que, además de crear un corto, fundamos la productora Círculo Bipolar.


A finales de 2016 reiniciamos el ciclo completo de producción de un cortometraje, esta vez, con muchas lecciones aprendidas y con la gran ventaja de haber dejado de ser completos novatos para pasar a ser novatos sin más. Por si fuera del interés de alguien, ahí van las principales mejoras y lecciones aprendidas en nuestro segundo corto, Nina de paper:

- El guión debe estar cerrado al 99% desde el minuto cero. En Ensayo hubo ajustes en el guión hasta el momento del montaje (incluido), un gran error que solventamos a base de imaginación, buenos consejos externos y la mutilación de más de un tercio del metraje. Nina de Paper era la adaptación de un cuento incluido en el libro Nines, de Muriel Villanueva (editorial Males Herbes, 2017). Por supuesto, tener a la autora como parte del equipo facilitó enormemente todo el trabajo.

- Hace falta MUCHA (ni poca ni demasiada) gente bien coordinada. En Ensayo infraestimamos este punto, en parte limitados por el espacio disponible en los lugares de grabación y en parte por nuestro desconocimiento. El número de personas que conformaron el equipo técnico y sus funciones en cada corto fue el siguiente (6 personas en Ensayo, 14 en Nina de paper):

Ensayo
Nina de paper
1
Dirección, sonido, acting, copias de seguridad
1
Dirección
2
Dirección de fotografía, iluminación, operador de cámara
2
Acting
3
Arte y atrezo, vestuario
3
Fotografía técnica, operador de cámara
4
Regidor, director de producción, operario de sonido
4
Ayudante de operador de cámara, copias de seguridad
5
Script y ayudante de producción
5
Fotografía artística
6
Ayudante de producción y cocina
6
Arte y atrezo

7
Vestuario
8
Regidor, director de producción
9
Operario de sonido
10
Script y ayudante de producción
11
Ayudante de producción
12
Ayudante de producción
13
Cocina
14
Maquillaje

Como es evidente, Nina de paper era en muchos aspectos más complejo que Ensayo, por lo que había nuevas tareas a cubrir con personal adicional. Pero lo que marcó la diferencia fue poder reducir la carga de trabajo de cada participante. Aunque algunos de los cargos menos críticos estaban sujetos a rotaciones, desdoblamientos y sustituciones, casi en todo momento había una persona de guardia cubriendo cada uno. Cabe decir que, aun habiendo tenido posibilidad de contar con más gente, no habríamos ampliado más el equipo, por el riesgo de ingobernabilidad.

- La financiación: en Ensayo nos pudimos autofinanciar gracias a emplear el reducido equipo humano mencionado y a no cargar en el presupuesto la compra ni el alquiler de ningún material. En Nina de paper incrementamos el presupuesto autofinanciado para podernos hacer con un mínimo de equipo de iluminación, y el resto de gastos lo cubrimos con una campaña de mecenazgo Verkami (¡muchísimas gracias nuevamente a l@s mecenas!). Por cierto: hacer un Verkami es bastante más complejo de lo que parece: esta plataforma exige completar una ficha muy completa con la descripción del proyecto y del equipo promotor y debe pasar por una fase de validación del proyecto y de las recompensas ofrecidas para poder ser admitido. Después, se descuenta de la recaudación el 7% de comisión de la plataforma, los impuestos correspondientes y el precio de preparación y envío de las recompensas. Por supuesto, sale a cuenta y ha sido una gran experiencia, pero no es ningún chollo.


- Estructura clara de toma de decisiones: en nuestro caso nos funcionó muy bien un método que se podría llamar “despotismo participativo”: somos un equipo muy horizontal, organizado en sub-equipos (siempre con un/a coordinador/a) en el que tod@s intentamos hacer aportes y mejoras, tanto a las grandes decisiones como a los detalles más nimios. Todo el mundo puede hacer sugerencias para mejorar todo aspecto en el que se ve involucrado, lo cual nos ha permitido avances en la eficiencia. Pero tan importante es esta implicación de todo el equipo como el hecho de que esté claro a quién se hacen las aportaciones y sobre todo quién toma la decisión final: el coordinador de cada sub-equipo para cuestiones concretas, la autora del cuento en tema de guión, acting y diálogos y el director en casi todo lo demás.

- Un espacio de rodaje a plena disposición: gran parte del rodaje de Ensayo fue realizado en una casa cuyos habitantes tuvieron la enorme amabilidad de acogernos y de ponernos todas las facilidades posibles y a los que estamos enormemente agradecidos, pero no dejaba de ser un espacio habitado en el cual los movimientos estaban limitados. Además, al trabajar en un único espacio se perdía mucho tiempo en los cambios de decorado antes de cada escena. En Nina de paper contamos con un espacio mucho más amplio, un chalet que no es residencia permanente y que, con la misma gran generosidad, nos cedieron otros amigos...así, contamos con espacios independientes para cocinar y comer, habitaciones habilitadas como ropero o estudios de maquillaje…y lo que es más importante: pudimos utilizar varias de ellas como escenario, lo que nos permitía preparar una escena DURANTE el rodaje de las anteriores, así que en todo momento había un escenario listo para rodar.


- Mínima exposición a las contingencias: en Ensayo cometimos la temeridad de programar el rodaje de varias escenas en momentos del día inamovibles: al atardecer. Esto nos obligó a sumar varias horas y días de rodaje y nos expuso a todo tipo de contratiempos ligados a la meteorología. Esta vez, todo el corto se podía rodar con cualquier meteorología.

- Y claro, la experiencia: el “núcleo duro” del equipo ya había participado en Ensayo, por lo que muchos de los procesos de antes, durante y después del rodaje ya estaban claros. Pero la gran diferencia estuvo en el trabajo de los montadores: los programas de montaje son muy complejos, así que esta vez pudimos amortizar el aprendizaje ganado durante el primer corto, tanto a nivel de manejo de los programas como de los protocolos de gestión de los archivos de audio y vídeo. Además, probamos con gran éxito un curioso invento: la "carta de color", una paleta con una escala de colores y grises que permite facilitar los ajustes finales de la imagen.

Por supuesto, no seremos tan ingenuos como para pensar que ya sabemos “hacer cine”. Somos unos recién llegados, prácticamente autodidactas y hemos cometido nuevos errores que esperamos corregir, aunque por supuesto se vayan a añadir otros…

Y aquí tenéis el resultado de este proceso:




El observador

De visita per Iran

dijous, d’octubre 05, 2017
Continuem de visita per Iran, un dels (tristament) grans desconeguts per a molts de nosaltres...una cultura, llengua i història ancestrals, i una de les potències que marquen i són marcades per l’equilibri de forces a Orient Mitjà.

1. Tapisseria deluxe
La primera pregunta que us farà la gent és: “Madrid or Barça?” Aquest conductor té les seves preferències força clares.


2. Benvinguts a l’Orient...
Es diu normalment que l’Orient comença al creuar el Bòsfor...des d’aquí apostem per una divisió més subtil: si veiem a gent capaç de romandre asseguda sobre els talons durant hores i hi ha prevalença absoluta d’aquesta mena de lavabos (sense tassa ni paper), podem dir amb tota seguretat que som a l’orient...


3. Delícies gastronòmiques
S’ha de dir que el menjar és, en general, extraordinari. Una altra cosa és que la manca d’oli d’oliva i de tradició lletera / manteguera els hagi emportat a comercialitzar greix d’ovella...




4. Més històries amb occident
Aquesta imatge tan marciana va ser presa al costat del mausoleu d’un dels grans màrtirs xiís. A la pantalla anaven passant imatges d’allò més diverses (com ara, aquesta mateixa) amb el subtítol “Down with UK”. No va ser possible captar tots els matisos que envolten aquesta imatge, s’accepten idees..




Tortitas integrales de remolacha y plátano

dijous, d’octubre 05, 2017
Ingredientes (para 8 tortitas aprox.):

  • 100 gr de harina de trigo integral
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 100 ml de leche
  • 1 huevo
  • 1 remolacha pequeña/mediana (cruda)
  • 2 plátanos maduros
  • 1 cucharadita de miel

Para acompañar:


  • Plátano
  • Avellanas
  • Yogurt natural con miel


Elaboración:



Introducimos todos los ingredientes en el vaso batidor o batidora, y batimos unos segundos a máxima potencia.

En una sartén caliente, pincelamos con un poco de aceite y ponemos un poco de masa sin extenderla por la sartén. Cuando la tortita empiece a hacer agujeritos le damos la vuelta y doramos por el otro lado.

Servimos bien calientes y acompañadas de plátano, avellanas troceadas y el toque fresco se lo damos con el yogurt natural con miel. Deliciosas!



                                             También podéis seguirme en Limón a la sal, instagram y twitter!!! 
                                                                                      ¡Feliz Octubre!
 
Copyright © Revista CriTeri. Designed by OddThemes